19.7.12

El reto de cuidar el mundo.


Les platico de una visita muy especial al Papalote, su nueva exposición para estas vacaciones y una reflexión para cuidar el mundo.

Hace unos días un maravilloso grupos de mamás blogueras y tuiteras fuimos al Papalote, Museo del Niño. Fue una experiencia bastante interesante. El Papalote me pidió que organizara una salida con mamás 2.0 así que: mamá moderna, guíade mamá, C0-Madres, Ishamommy, Revista Gymboree y Pequeño GranHumano fuimos al Papalote.

Nos recibieron muy bien, con un desayuno en el jardín maya. Esta parte no la conocía y me encantó para regresar con Sofía. Hay casas mayas tradicionales y un ambiente exacto a una comunidad del maya t'aan. Después del desayuno, nos presentaron su nueva proyección en la Megapantalla: “El Ártico 3D”.

Cuando entré a la Megapantalla viajé en el tiempo, a la primera vez que fui. Tenía como 12 años y fue una experiencia completamente nueva. Vi una película de tiburones, me acuerdo. Sigue en mi mente las siluetas de los tiburones nadando por toda la pantalla. Ahora, la emoción era mayor porque estaba en 3D, en cuanto me dieron los lentes me los puse. Estaba lista para la aventura.

Ésta proyección, muestra la importancia de la existencia del Ártico en el resto del mundo, un ecosistema difícil de vivir con un clima de -20ºC y un océano que se descongela poco a poco por el calentamiento global. Vemos en tercera dimensión cómo viven los osos polares, las focas y la gente que está acostumbrada a vivir en la Tundra.

Salí conmovida por la película, no solo por la música de Paul McCartney, que escuchar Because de los Beatles y ver las imágenes de la naturaleza me llegó hasta el corazón. Pero presenciar las historias de los animales que tratan de sobrevivir en esta parte del mundo, me dejó pensando en muchas cosas. En esta cinta, tenemos la maravillosa oportunidad de ver a una osa polar amamantando a su cría y ver a otra madre que protege a su hijo de un oso predador. El instinto de protección está en la naturaleza, todas las mamás invitadas nos sentimos identificadas. Mis pensamientos dejan de fluir y concluyen: Mi instinto de protección, es cuidar el mundo donde vive mi hija...

Con esa reflexión, entramos a la segunda parte de esta experiencia: La exposición temporal “El reto Ártico”. Desde que entras, viajas al Ártico. Es una exposición, muy bien montada y ambientada para vivir el Ártico: caminamos por el hielo y sentimos qué tan fría es el agua del mar en esta parte del mundo. Aquí descubrimos cómo es la piel de una foca, cómo viven los esquimales y cómo son sus casas, los iglúes por adentro.


Al final, el mensaje de la película y la exposición se hicieron uno en mi mente. Nos enfrentamos a una pared que dice Ártico, en esta pared hay que colgar un propósito que podamos hacer desde nuestras casas para cuidar la tierra y que el calentamiento global tarde más tiempo. Es una pared para salvar el Ártico.

Ahora quiero ir con mi hija y poner un propósito en esa pared. El pensamiento regresa a mi mente: Mi instinto de protección, es cuidar el mundo donde vive mi hija...

Les recomiendo vayan al Papalote y que vivan la experiencia del “Reto Ártico”. Mientras, platíquenme ¿Cuál sería su propósito para salvar el Ártico?

Para los PAPÁS: Ya que están en el Papalote, viajen en el tiempo y recuerden qué les gustaba de este Museo cuando eran niños y niñas. Ahora, vuelvan a disfrutarlo. Nosotras hicimos lo propio y ¡vaya que nos divertimos! Jejejeje!!!...



1 comentario:

  1. Lo pasamos genial, gracias por la organización.

    Un abrazo,

    Susana

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario. Saludos!